martes, 9 de septiembre de 2014

Sobre crisis externas y opciones morales

Este post fue realizado a cuatro manos con mi apreciado colega, excelente economista y amigo @propiavoz. La idea es hacer progresivamente de Distortioland un espacio contributivo para la discusión de los enormes retos de política económica que enfrenta nuestro atribulado país.

-----------------------------------------------------------

La economía venezolana experimenta los más severos síntomas de una crisis externa. La escasez relativa de divisas ha producido una ruptura de todos los canales de abastecimiento de bienes transables, desde alimentos, hasta medicinas, pasando por repuestos y equipos de todo tipo. El gobierno está en mora con todo el sector privado venezolano, acumula una deuda que no hace más que crecer con el paso de los días, e incumple garrafalmente sus compromisos con proveedores. El panorama es de escasez masiva de productos, inflación galopante y parálisis productiva generalizada.
En este contexto, surgen opiniones sobre la validez moral de las decisiones de un gobierno que, por un lado somete a su propia población a los rigores de una situación extrema de carestía material, inflación y desempleo y, por el otro lado, elige cumplir voluntariamente con el cronograma de sus obligaciones financieras externas. 
La pregunta que se pone sobre la mesa es: ¿Debe un gobierno honrar sus compromisos financieros externos cuándo su población no consigue medicinas para la tensión, la diabetes o el cáncer? Y la verdad, dado lo grave de la situación, ésta resulta una pregunta dramática y oportuna, pero que pudiera ser una disyuntiva que descansa sobre premisas incorrectas.
Venezuela presenta desequilibrios macroeconómicos extremos los cuales, dado el actual contexto, están lejos de solucionarse. Pero, estrictamente hablando, Venezuela no está todavía en el punto dónde tenga que elegir entre pagar la deuda externa o importar alimentos (por ahora). No es que Venezuela no disponga de dólares suficientes, es que bajo el actual esquema de control cambiario, la distorsión de precios relativos es gigante y se profundiza cada día, produciendo que la demanda de dólares supere toda capacidad de oferta –en el extremo, si seguimos por esta ruta, la demanda de US$ tenderá a infinito-. La razón es que bajo el actual esquema cambiario, las oportunidades de arbitraje también tienden a infinito. El efecto es que bajo el actual esquema de control de cambios, y en un contexto de inflación que se acelera, se están produciendo fuertes salidas encubiertas de capital. 
El problema no es que no se estén asignando cantidades suficientes de dólares para la economía, es que bajo el actual esquema, el adjetivo “suficiente” dejó de tener mucho sentido. Bajo el actual estado de cosas, los incentivos para desviar fondos, fingir importaciones, sobrefacturar envíos, y toda suerte de trácalas, son también infinitos.  El control de cambios crea oportunidades de arbitraje tan grandes, que agotan cualquier cantidad de dólares que usted le meta al sistema. El control de cambios es, literalmente, un barril sin fondo. Aun si Venezuela dejara de servir su deuda en el futuro próximo y dedicara esos 10.000 millones de dólares adicionales a alimentar el actual sistema, muy probablemente no observaríamos mejoría alguna en la  situación de abastecimiento. Serían 10.000 millones de dólares adicionales destinados al arbitraje y al fin último de financiar las salidas de capitales que promueve una economía incapaz de generar confianza en sus nacionales.
La verdadera elección moral que hace el gobierno cada día es entre anaqueles vacíos y mantener un brutal esquema de extracción de rentas en manos de una camarilla de burócratas bien conectados. Porque el control de cambios es solo eso: una gran aspiradora de renta, una manguera que tiene su  boca de succión en la puerta de Cencoex, y el otro extremo en algún banco de las Islas Caimán, Andorra o Macao.  
La elección moral del gobierno no es entre que las madres venezolanas encuentren leche para sus bebés o pagarle a Wall Street. La verdadera elección moral –o inmoral- que está haciendo el gobierno es entre el abastecimiento de productos básicos y mantener un asfixiante esquema que si algo puede garantizar es el desabastecimiento de los mismos.
¿Está Venezuela al borde del default? No, no todavía. Venezuela se encuentra, sin duda, en una trayectoria insostenible, pero todavía tiene abierta opciones de política que, si bien no necesariamente no significan alcanzar la estabilidad macro, podrían al menos disminuir -al menos temporalmente- las distorsiones de precios relativos que están en el centro de la crisis externa y de la verdadera disyuntiva moral del gobierno.
¿Es el default una opción superior? El problema es que repudiar el pago de compromisos externos no es una opción libre de consecuencias. De hecho, un default a las acreencias externas podría no sólo cerrar el acceso inmediato a todos los mercados globales de financiamiento para el sector público y privado, sino que podría disparar una avalancha de demandas de pagos anticipados que incrementaría la presión externa sobre la economía, si acaso agravando los mismos síntomas de escasez, inflación y recesión que estamos experimentando hoy en día.
Las huellas del default son de difícil cicatrización. La salida de los mercados de crédito internacional no es una puerta batiente. La adicional pérdida de confianza hace que el reingreso futuro sea incierto y a muy alto costo. Una economía que, en una hipotética transición, necesitará ingentes flujos de financiamiento externo para el desarrollo de su industria petrolera, la recuperación de su infraestructura y la reconstrucción de su aparato productivo, no debería arriesgarse a incumplir acuerdos hoy que le puedan significar barreras de acceso al financiamiento futuro. Es una opción que no luce recomendable. 

El default es a los bonos lo que la expropiación es a la inversión directa. Una confiscación de derechos de propiedad que no sólo tiene implicaciones morales, sino que incrementará los costos del desarrollo futuro. Es válido preguntarse si realmente lo qué necesita Venezuela en este momento es una violación adicional y más visible a los derechos de propiedad.

8 comentarios:

  1. Imposible no estar de acuerdo. En twitter hace unos días una chavista contaba "“Una tarde-noche de cine: película+cotufas+refresco: Bs 240 por person”" Según la tasa oficial de las webs que te permiten calcular el cambio bolivar dolar eso son 38 dólares. En España diez o doce. Es decir, según su gobierno, un país con 3 o 4 veces menos renta, PIB... tiene precios 3 o 4 veces superiores. Eso es un puro absurdo que están pagando todos ustedes con su riqueza y es imposible que dure pero por la irresponsabilidad del gobierno y su quien sabe cuantas cosas más (todas malas) sigue manteniéndolo.

    La pólvora se aprieta en el barril pues. Para los interesados en la economía, vayan tomando asiento en la mejor prensa y los mejores blogs especializados (*) porque el "espectáculo" está asegurado. El que pueda que se aparte cuando reviente pero el que no pueda me temo que tendrá que sufrir.

    (*) recomiendo de vez en cuando un repaso a la propaganda oficial. Hace uno o dos días vi un reportaje de Venezolana de Televisión informando sobre los progresos en el control de precios. Es, como ese tweet, una pincelada que permite apreciar mejor las "distortions" del país. Para presentar una multa a una librería por no tener facturas aparecía el correspondiente burócrata acompañado del presunto representante del poder popular (¿eso no lo es ya el gobierno? ¿qué hacía ese individuo ahí?) más otras personas, entiendo que también pagadas por el gobierno, incluyendo el propio periodista, todos orgullosos por ese avance en la lucha contra la guerra económica que ellos se han inventado. Me hizo sentir algo indefinible que está entre el sarcasmo, la pena, el ridículo y la vergüenza ajena.

    ResponderEliminar
  2. En dolartoday.com dicen que en el mercado paralelo se pagan ahora casi 93 bolívares por dólar. Entiendo que no es el precio real sino el especulativo motivado por las distorsiones. ¿Cual sería el auténtico? ¿Es posible calcularlo? Suponiendo que mañana el gobierno quisiese quitar los controles cambiarios y llevar una política económica sensata, ¿que precio según usted tendría que tener el bolívar? Si quisiesen pagar en Venezuela lo que pagamos aquí al ir al cine salen unos treinta bolívares por dólar. Quizás hablar sobre esto sea un buen tema para otro post, no lo sé.
    gracias.

    ResponderEliminar
  3. El precio real es 93 mientras exista quien pague ese importepor 1 dolar.. asi de simple.
    Y mientras no haya gente dispuesta a vender sus dolares y recibir a cambio loa inutiles bolivares a menos de 93 . Asi de simple.
    Por cierto, existe todo un mercado parlelo que no se basa en la simple referencia de dolartoday y donde se mueven cantidades respetables a traves de la banca y sus ramas en el mundo financiero. Llamelo bonos arbitrados del oro, cambio de arbitraje Miami, valor de posicion offshore Panama, etc son todos valores que simplemente terminan en un deposito em bolivares y su respectivo contravalor en dolares depositado afuera. Lo interesante es que todas esas variantes CONVERGEN en los 90 bolos.
    La referencia dolartoday de la relacion resultante de operaciones peso y bolivar en la frontera (Cucuta) son microeconomicas y de bajo valor unitario pero es muy similar a la tasa de cambio de las operaciones mayores en Caracas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la respuesta. Lleva razón. En todo caso entiendo que si un gobierno sensato quisiese equilibrar la economía, no necesitaría devaluar hasta los 90 (o sí, no lo sé) y mi pregunta iba por ahí. ¿hay alguna web donde pueda encontrar más información sobre ese dolar legal a precio de ilegal y cómo cambia su valor con el tiempo? Dolartoday, como medio de información da más bien pena. Es demasiado propagandístico, por decirlo finamente.

      Cuando uno quiere ver los estragos que puede producir la inflación tiene que leer libros sobre Alemania en los años veinte. Cuando quiere saber sobre los problemas de la organización económica soviética tiene que leer igualmente sobre el tema (en este blog hay un buen post sobre eso). Gracias a internet y al gobierno Venezolano ya no es necesario y uno puede ver en vivo y en directo todo eso y mucho más. Lamento como no puede ser menos que ese "show" se tenga que producir a costa del sufrimiento y la vida de las clases más desfavorecidas de Venezuela. Espero y deseo que todo termine lo antes posible aunque parece que no va a ser así.

      Eliminar
    2. Muy buena pregunta, la que has hecho sobre el cálculo de la tasa cambiaria del bolívar legal una vez hecho los ajustes necesarios e incentivar la confianza como problema central de la economía. La tasa de cambio sería ligeramente mayor al resultante de dividir la Base Monetaria entre las Reservas Internacionales (BM / Ri), dando un valor aproximado entre Bsf. 30 y 40. Seguramente otros expertos del gobierno le gustaría usar el promedio ponderado de las tres tasas que está alrededor de Bsf 16 y aplicar un crawling peg diario depreciando su valor hasta colocarlo por encima de la razón BM / RI, seguramente acompañado con incrementos de los tipos de interés, y un presupuesto nacional equilibrado, dejando de lado el financiamiento con dinero inorgánico, entre otros incentivos necesarios para generar confianza. El incentivo con aumento de los tipos sólo unos puntos al actual hace que el valor presente neto de comprar capital (divisas) sea negativo, haciendo que se desacelere el incremento de la liquidez monetaria, fomentando el ahorro nacional, haciendo que la estrategia de carry trade se reverse para invertir o pagar créditos usado para la compra de capital, originado por el diferencial de tasas.

      Eliminar
    3. Gracias por su respuesta. Repito entonces la otra pregunta que quedó sin responder. ¿Hay alguna web donde pueda encontrar más información sobre ese dolar legal a precio de ilegal y cómo cambia su valor con el tiempo? En los periódicos argentinos (en lo económico, una Venezuela en pequeño) por ejemplo hablan del dólar contado con liquidación pero no en los venezolanos, entiendo que porque lo tienen prohibido. Con una web en servidores fuera del país no debería haber problemas.

      Eliminar
    4. Te recomiendo visitar mi lista en twitter de varias empresas o personas ubicadas en Cúcuta, Colombia, las cuales informan diariamente el precio al contado y por taquilla del US Dólar y del Bsf: Para sacar el precio divides el Precio de VENTA del US Dolar (en pesos) entre el precio de COMPRA del Bolívar: https://twitter.com/jacksonpo7/lists/oferta-demanda-local

      Tasas en Colombia para el 15/09/2014:
      Precio promedio de venta del US$: CO$ 1.950
      Precio de Compra del Bolivar: CO$ 21,30
      Precio del Dolar paralelo USD/VEF: (1950/21,30) = Bsf 91,55

      Eliminar
    5. Gracias de nuevo por la respuesta. Me quedo entonces con la idea de que el dólar en Cúcuta es un valor impreciso pero válido como referencia. Por cierto, los de dolartoday hacen la división que usted escribe en su primer comentario ("dividir la Base Monetaria entre las Reservas Internacionales") y a ellos les sale el doble que a usted. Veo entonces que incluso en cifras como estas tampoco hay acuerdo.

      Eliminar