miércoles, 24 de septiembre de 2014

Sobre el Convenio Cambiario No.30 (revisado)

 “A partir de la entrada en vigencia del presente Convenio…la liquidación de las operaciones de venta de divisas efectuadas por PDVSA al BCV a los fines de la entrega en bolívares al FONDEN…se hará a cualesquiera (sic) de los tipos de cambio oficiales a que se contraen los Convenios Cambiarios vigentes
                                                 BCV, Convenio Cambiario No. 30

El recién publicado Convenio Cambiario No. 30 resulta destacable al menos por dos razones. La primera es lo pésimamente redactado que está. La segunda es que finalmente, luego de demasiado tiempo, la devaluación implícita en la creación de las ventanillas de SICAD I y II, empezará a tener efectos sobre las cuentas fiscales a través de PDVSA.

Solo para recapitular, hasta ahora PDVSA –al menos en teoría- estaba obligada a vender cada uno de los dólares que obtenía por sus exportaciones petroleras a una tasa de 6,3 BsF/US$, y con ello hacía todas sus contribuciones al Gobierno Central, incluyendo lo que pagaba para el FONDEN, pero también impuestos, regalías y utilidades. Esta política cambiaria de obligar a PDVSA a calcular sus ingresos a una tasa fija de 6,3, mientras sus gastos crecían abruptamente al ritmo de la inflación, está en el centro del insondable déficit de caja de la petrolera. Luego, para cubrir dicho déficit, el BCV se embarcó en una peligrosa política de emisión masiva de dinero inorgánico de alto impacto inflacionario, bajo el eufemístico nombre de “el pagaré de PDVSA”, que más bien debería llamarse el “pagaremos” de PDVSA. Se observa aquí claramente la relación entre la política de control de cambios y las tasas de inflación que estamos observando.

Pero de vuelta a los últimos acontecimientos. El Convenio Cambiario No. 30 abre la puerta -por primera vez desde el inicio del control de cambios- a que PDVSA calcule algunas de sus contribuciones a una tasa distinta a la de Cencoex. En teoría, la porción de los ingresos de PDVSA que estaría sometida a la nueva tasa podría ser considerable, pues legalmente PDVSA está obligada a meter en el FONDEN todos los ingresos petroleros por encima del precio de referencia de la Ley de Presupuesto, que para el 2014 es 60US$/barril.

Revisión: En estricto sentido, queda claro que el CC30 se refiere solo a las contribuciones por "precios exorbitantes" por encima de 80 US$/barril.

Revisión 2: El Decreto 8.807 habla de que PDVSA puede pagar al FONDEN el 50% o "un monto mayor" de su contribución por este concepto. Resulta muy confuso el texto.

En teoría también, esta medida aliviaría sustancialmente las enormes presiones que el control de cambios ejerce sobre el balance de ingresos y gastos de PDVSA. Consecuentemente, esta medida aminoraría la necesidad de seguir recurriendo al BCV para cubrir los enormes déficits de caja de PDVSA con dinero venido directo de la imprenta en Maracay.

Revisión 3: Cobra fuerza la interpretación de que el único beneficiario del CC30 no sería PDVSA, sino el balance en Bs. del FONDEN. En todo caso, el resto del argumento (sobre las potenciales pérdidas del BCV) sigue siendo válido.

Pero desde el punto de vista macroeconómico, el aspecto más relevante de esta historia tiene que ver con la siguiente pregunta: ¿Significa esta medida un paso en firme hacia una política monetaria más racional?

No necesariamente.

Para ilustrar el punto hay que seguir de cerca lo que hará de ahora en adelante el BCV. Si uno observa las transacciones cambiarias desde la perspectiva del balance del Banco Central, hoy en día, el BCV compra las divisas que le vende PDVSA a una tasa de 6,3 BsF./US$. Luego, la mayor parte de esas divisas las vende a través de Cencoex a una tasa igual de 6,3 BsF./US$, otra porción las vende en los mercados de SICAD I y II, a una tasa más alta. Es decir, el BCV obtiene una “ganancia” por vender dólares de PDVSA a tasa SICAD I o II.

Con el nuevo convenio cambiario, el BCV empezará a comprar una parte de los US$ de PDVSA a una tasa de, digamos, 50 BsF/US$ (Sicad II). Pero si mantiene inalterados los montos asignados para la venta a través de los mercados Cencoex, Sicad I y Sicad II, el BCV comenzará a experimentar una pérdida contable por estas operaciones. Es facilíto: comprará dólares caros para venderlos baratos.

En conclusión: con el Convenio Cambiario No. 30 el gobierno pudiera estar decretando el final del financiamiento monetario del BCV a PDVSA. Pero también pudiera estar decretando el inicio de enormes déficits en el balance del Banco Central de Venezuela. Todo depende de qué tan dispuesto esté el gobierno a limitar dramáticamente -o eliminar- las asignaciones de dólares a Cencoex y Sicad I. 

Esto puede no resultar muy obvio para el público no especializado, pero monetariamente hablando, imprimir dinero en la Casa de la Moneda de Maracay para entregárselo a PDVSA es EXACTAMENTE equivalente a obligar al BCV a tener enormes pérdidas en su balance. La expansión inorgánica de dinero es la misma, solo cambia el asiento contable en el balance del BCV. 

De más está decir que si este es el caso, la trayectoria inflacionaria será la misma que hasta ahora hemos observado. El mismo Musiú...

2 comentarios:

  1. Muy bueno eso del pagaremos en vez de pagaré porque eso es exactamente lo que van a hacer los venezolanos.

    Dada la opacidad del gobierno es imposible saber lo que va a ocurrir pero destripar, al menos en parte tal y como ha hecho usted, las posibles consecuencias de esta ultima medida puede ayudar a entender un poco mejor la situación. Leer sus comentarios sobre el reciente hundimiento de la moneda (ya llegó a los 100) sería también interesante.

    Si en año no electoral el gasto ha subido de tal modo y la inflación está donde está, no quiero pensar lo que ocurrirá el próximo. La pregunta del millón es saber hasta cuando aguantará la población todo esto. El gobierno lo haría eternamente si pudiese pero ¿y la gente? Permítame intentar autoresponder parcialmente con este testimonio sacado de la nada capitalista y derechista web aporrea.org

    " Los salarios familiares no alcanzan para cubrir las necesidades básicas para el bien vivir; la inflación para el período comprendido entre enero y agosto de 2014 alcanzó la sumatoria de 63,4%. El acaparamiento, especulación y la escasez de productos de primera necesidad genera desabastecimiento de la despensa familiar, además de la angustia estresante al tener que soportar las colas para comprar limitadamente algún producto; la calidad de los bienes que se consiguen cada vez son peores, lo que genera más gastos adicionales para completar la satisfacción de necesidades. Mi familia no come lo que comía hace dos o tres años antes. Hemos dejado de consumir algunos alimentos importantes como la fruta diaria, así como las carnes, los huevos y la leche. Nuestra dieta se ha convertido en consumo abundante de carbohidratos, lo que deberá estar incidiendo en nuestro grado nutricional"

    ResponderEliminar
  2. Aquí http://www.nytimes.com/2009/12/02/business/global/02korea.html?pagewanted=all se describen unos inquietantes paralelismos entre Korea del Norte y Venezuela. Veamos

    At the official exchange rate, 100,000 won is the equivalent of $690, and at the black market rate it is worth only $35...The value of the dollar and the Chinese currency skyrocketed as people rushed to underground money-exchangers...The primary aim is to control inflation. But the North also wants to stop the market from prospering too fast

    the North’s centrally planned economy, with state-run stores that sell goods at government-set prices, has coexisted with an unofficial economy where people sell homegrown food or goods smuggled in from China...But after years of tolerating unofficial markets, North Korea declared in 2005 that it was reinforcing the ration system. Since then, it has restricted the kinds of goods that can be sold in the markets, how often they should open and the age of people who can sell there

    Food prices have risen so sharply in recent years that workers can buy only two kilograms of rice, about four and a half pounds...One reason is that the mix of state and private activity has fueled inflation, partly by drawing goods that would otherwise be sold at low, state-subsidized prices into more lucrative private markets

    “As long as the North’s official economy cannot generate enough goods, and unless it can invite foreign investors by improving external relations, inflation will recur,” Mr. Dong said. “The vicious circle will continue.”

    Mientras tanto, en Venezuela siguen reinventando la rueda

    ResponderEliminar